lunes, 18 de abril de 2016

Tenemos la razón, aunque perdamos el juicio!



El 12 de abril volvimos a la Ciudad de la (in)Justicia para dar apoyo a nuestro compañero Alberto. Un empleado de Seguridad mantiene que sufrió una lumbalgia como consecuencia de los altercados, que él mismo provocó, durante la ocupación de la tienda de Movistar de Plaça Catalunya. 

Como siempre, a las 7 de la mañana el compañero del Comité de Itete se encarga de anunciar la cita, de recordar que todas las personas que puedan se acerquen a arropar al compañero que hoy le toca ser el acusado en un juicio de faltas. Una hora antes, una treintena de personas se concentran vestidas con las camisetas azules y recuerdan a todo aquel que los ve que la dignidad hay que pelearla mucho más allá de la huelga y sobre todo que si tocan a una nos tocan a todas. Finalmente, más de 50 personas se congregan en un horario difícil, en plena jornada laboral, para mostrar su apoyo a la lucha.

Para la defensa de Alberto era importante poder contextualizar los hechos ocurridos el día 25 de mayo por la mañana, momento en el cual el guardia asegura que se le produjo la lesión. Entre la declaración del acusado y las preguntas del Abogado defensor se situó al juez en el escenario que se vivía en ese momento en la tienda de la Plaça Catalunya. Se pudo explicar que el 23 de Mayo, día que se ocupó la tienda, el juez de Guardia desestimó la denuncia de Telefónica y éste advirtió a la empresa que el problema era exclusivamente laboral. Durante ese mismo día, el siguiente y el lunes 25 de mayo, la táctica de Telefónica a través de la empresa de Seguridad era intentar que se denunciase todo para presionar al juez. El objetivo era que el juez cambiase su decisión y mandase a la policía a desalojar la tienda. Es en este contexto cuando les decimos a los de Seguridad que las cámaras van a entrar para hacer una rueda de prensa. Ellos reciben la orden de no dejar pasar a los medios de comunicación. Un comité de la Marea Azul habla con los empleados y sus responsables nos expresan que no van a oponer resistencia pero que tiene que parecer que sí porque les ven por las cámaras de vigilancia. Esta era la actitud de la mayoría de los 20 vigilantes excepto de dos o tres entre los que estaba el empleado de seguridad que interpuso la denuncia. Al producirse el tumulto en la entrada de la prensa este vigilante intervino con fuerza y fue agarrado de los brazos por nuestro compañero para apartarlo y lo retiró del tumulto para salvaguardar su integridad y permitir la necesaria entrada de las cámaras de TV a la tienda para poder documentar nuestra lucha.
 
Las declaraciones de él son lógicamente contradictorias, como suele ocurrir con los montajes: primero a los Mossos les aseguró que fue un golpe, luego en la Mutua dijo que le agarraron fuertemente de la cintura y en el peritaje expresó que recibió golpes y agarrones. Así se lo hizo ver la defensa al Juez. Creemos que este señor hace la denuncia espoleado por instancias superiores como estrategia de presión al juez que no mandó desalojar la tienda. En realidad no existe lesión alguna. Dichas instancias superiores buscan todavía a día de hoy hacernos pagar el coste que les infligió la huelga y la ocupación de la tienda.

Confiamos en una pronta y satisfactoria resolución de este proceso. La lucha continúa con toda la determinación y fuerza que nos da la justica de nuestras reivindicaciones.

LA LUCHA CONTINÚA. NO A LA REPRESIÓN. POR UN CONVENIO JUSTO PARA EL SECTOR

3 comentarios:

  1. Si habeis perdido el jucio entonces no teneis razon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nota no dice que se ha perdido el juicio. Lee toda la nota, anda

      Eliminar
    2. El título era un juego de palabras, tal vez demasiado complicado, que ironizaba sobre los significados de "razón" y "juicio", a la vez que relativiza y cuestiona la autoridad moral de la "judicatura".
      De todos modos, y ahora publicaremos el post, hemos ganado este juicio.
      Saludos.

      Eliminar

Hemos vuelto a activar la inserción de comentarios. Os rogamos que hagáis un uso respetuoso y responsable de esta opción. La libertad de expresión es sagrada para nosotr@s, no la jodamos.