lunes, 21 de enero de 2019

DESPIDO EN COTRONIC SEVILLA DE UN SINDICALISTA

Cotronic se deshace de nuestro compañero Sergio González Cruz, destacado miembro de Marea Azul, miembro de varias coordinaciones estatales y participante por Sevilla en la interlocución con Telefónica.

Utilizando mentiras y argumentos falsos, la empresa deja en la calle a quien, desde hace años, ha trabajado duramente desde Sevilla por la unidad de todxs lxs trabajadorxs y por el cumplimiento de los derechos laborales en el sector de los técnicos instaladores de Movistar, y persona distinguida en Sevilla durante las movilizaciones de 2015.

Sin excusas que valgan, Cotronic ha actuado sólo y exclusivamente sobre Sergio, en lo que no puede entenderse más que como el despido de un trabajador responsable y cumplidor en sus tareas laborales, pero incómodo por su consciencia y su compromiso.

Es un despido amenazador, que se suma a los producidos en Sevilla y Andalucía en los anteriores meses y que hemos venido denunciando. 

Hace casi cuatro años las movilizaciones de los técnicos instaladores de Movistar supusieron un hito en el sector de las Telecomunicaciones y un referente de lucha para miles de trabajadores y trabajadoras de otros sectores igualmente precarizados.

Aquella lucha conjunta consiguió resultados importantes. El primero de ellos que fuera señalada Telefónica de España como la responsable principal de la situación de explotación del sector. La propia Telefónica se vió obligada a tomar un papel activo en el conflicto y a tuvo que participar en  la negociación del mismo.

El acuerdo de finalización de la huelga produjo valoraciones distintas entre quienes apostaban por mantener el conflicto hasta obtener avances más importantes y quienes veían que ese acuerdo podía ser un primer paso en la mejora de las condiciones de trabajo de este sector.

Está claro que como consecuencia de la lucha librada, se consiguen establecer determinados límites al estado de abuso generalizado que existía previamente en el sector. Temas importantes como horarios, vacaciones, salario, abandono del sistema de puntos, retribución por uso de vehículo y otros conceptos económicos, etc., que serán definidos por los convenios provinciales del metal. Otros como la el cumplimiento del 70/30 entre las plantillas de contratas/subcontratas que produjeron la incorporación de trabajadorxs a las contratas, o la denuncia ante Inspección de Trabajo de casos de falsos autónomos, han supuesto una mejora de las condiciones de empleo en este sector.   

No obstante, si algo ha quedado también demostrado con el tiempo, es que ninguna conquista de derecho se puede mantener sólo desde mesas de negociación y seguimiento “en frío”. Es básico mantener la tensión y la participación de los trabajadorxs en todo momento. Es básico que la implicación unitaria de lxs trabajadores sea un objetivo, para avanzar y para mantener derechos laborales alcanzados. 

Ante la falta de tensión, las patronales del sector han comenzado a recuperar su fuerza para ir erosionando o incumpliendo sus obligaciones por diversos caminos y Telefónica vuelve a interpretar su papel de no saber nada de estos incumplimientos. Es un hecho el progresivo y constante recorte en conceptos económicos, la vuelta a la presión y a pagar según el cumplimiento de los puntos, el abuso en los horarios, etc. O el goteo constante de despidos hasta incumplir el acuerdo 70/30, a la vez que se vuelve a encaminar a las subcontratas mayor carga de actividad. Igualmente, la constante amenaza de no renovación sobre lxs trabajadores con contratos temporales. Y lo más doloroso, el incremento de los accidentes de trabajo, incluso con muertes por el incremento de la presión y las exigencias de productividad.

El abandono de un plan de movilización, la apuesta por mesas de seguimiento que finalmente son abandonadas por falta de utilidad, son errores pasados que no pueden repetirse.

Es preciso volver a recuperar la unidad de sindicatos, comités de empresa y trabajadorxs y levantar unos objetivos a conquistar por los trabajadorxs, si no queremos ver caer uno a uno nuestros derechos actuales. Es preciso defender cada uno de los despidos que castigan a los trabajadores más consecuentes. 

Es preciso y urgente debatir y fijar un plan de lucha.

martes, 15 de enero de 2019

EL MAL USO DEL LENGUAJE EN LAS CONTRATAS


EL MAL USO DEL LENGUAJE EN LAS CONTRATAS



Tras la huelga de 2015, podemos afirmar que muchas cosas han cambiado, que se han corregido malos vicios pero desgraciadamente, también tenemos que decir que ciertas cosas o malos hábitos no cambian y esos malos hábitos, muchas veces, llevan al trabajador a sufrir accidentes.
Nos referimos principalmente al mal uso del lenguaje que se da desde los despachos a los técnicos. Tenemos claro que hay que procurar que los trabajos salgan a delante,pero no a costa de todo. Las expresiones no son inocentes ni neutras y contienen una enorme carga ideológica o de sistema hacia el operario que a menudo queda indefenso o situado en un debate falso, a menudo con nefastas consecuencias para sí mismo.
Pues bien, frases del tipo “HAZ LO QUE PUEDAS” “ESTA ORDEN NO SE PUEDE FALLAR” “HAY QUE LLEGAR A LA HORA SI O SI”, son frases que están fuera de lugar y que crean confusión en los trabajadores. Cuando un técnico llama a despacho y plantea un problema, la respuesta jamás puede ser “ haz lo que puedas” porque si se da el caso que es un técnico temeroso por conservar su puesto de trabajo, hará lo que sea para hacer ese trabajo, y lo que sea podemos afirmar que es LO QUE SEA…..
“ESTA ORDEN NO SE PUEDE FALLAR” “HAY QUE HACERLA HOY SI O SI”, y si la orden falla? Y si hace falta el camión cesta? y si el técnico en la primera orden que acude se tiene que tirar todo el día porque hay 5 postes? Seguimos sin entender como se puede presionar a un técnico con ese tipo de lenguaje, porque como señalábamos antes, un técnico presionado puede sentirse inseguro y hará lo que sea para cumplir, descuidará su seguridad y arriesgará su vida, y todo para contentar a alguien que desde su sillón te dice que hagas lo que puedas o que ese trabajo hay que hacerlo sí o sí.
Una vez mas nuestra reflexión sigue siendo que la seguridad tiene que estar por encima de los beneficios de las empresas. Que los trabajos no se hacen tan rápido como se citan y que el trabajo de calle no es algo mecánico y que esté estipulado un tiempo fijo para cada actuación, sino que depende de muchos factores y eso debemos ser nosotros mismos quienes nos autoregulemos y no aceptemos presiones ni prisas de nadie.

jueves, 10 de enero de 2019

EL RECURSO PREVENTIVO Y LA MALA PRAXIS DE LAS EMPRESAS


EL RECURSO PREVENTIVO Y LA MALA PRAXIS DE LAS EMPRESAS
La Ley 54/2003, que reforma el marco normativo en Prevención de Riesgos Laborales, establece que todas las empresas en las que se desarrollen trabajos de especial peligrosidad, y en las que se modifiquen las condiciones de trabajo, deben tener presente a una persona que se encargue de velar por la prevención de riesgos laborales, como un recurso preventivo más de la empresa. La posterior publicación del Real Decreto 604/2006, de 19 de mayo, , definen, de forma completa, los casos en los que es necesaria la designación del Recurso Preventivo, su integración en el modelo de prevención de la empresa, y sus principales funciones. La presencia en el centro de trabajo de los recursos preventivos, cualquiera que sea la modalidad de organización de dichos recursos, será necesaria en los siguientes casos:
a) Cuando los riesgos puedan verse agravados o modificados en el desarrollo del proceso o la actividad, por la concurrencia de operaciones diversas que se desarrollan sucesiva o simultáneamente y que hagan preciso el control de la correcta aplicación de los métodos de trabajo.
b) Cuando se realicen actividades o procesos que reglamentariamente sean considerados como peligrosos o con riesgos especiales como pueden ser en el sector de las telecomunicaciones trabajos con riesgos especialmente graves de caída desde altura, trabajos en espacios confinados y/o trabajos con riesgos eléctricos, en alta tensión o en proximidad de las mismas.
c) Cuando la necesidad de dicha presencia sea requerida por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, si las circunstancias del caso así lo exigieran debido a las condiciones de trabajo detectadas.
Además, y cabe hacer especial referencia a este aspecto, la LPRL establece que las y los trabajadores designados por la empresa no podrán sufrir ningún perjuicio derivado de sus actividades de protección y prevención de los riesgos profesionales en la empresa.
Dicho todo lo anterior, y habiendo detectado que son muchas las empresas que no están dispuestas a asumir sus responsabilidades, queremos dejar claro lo siguiente:
La figura de recurso preventivo es necesaria en todas las empresas del sector de las telecos, no debe ser contemplado como una carga para la patronal o un gasto más innecesario, sino que es una medida complementaria para velar y garantizar la seguridad de las personas detectando posibles peligros y así poder evitar accidentes.
El tiempo utilizado por el recurso preventivo durante un trabajo es exclusivamente para cumplir con la ley de prevención de riesgos laborales, NUNCA se puede medir como tiempo de productividad.
En ningún caso, la persona designada como recurso preventivo puede ver perjudicada sus condiciones laborales y/o económicas durante el tiempo empleado para realizar las funciones de prevención.
Cualquier incumplimiento por parte de las empresas en materia de prevención, y en este caso, en la inadecuada utilización del recurso preventivo que, de manera ineludible pueda originar un accidente laboral, debe ser denunciado de manera inmediata por las y los trabajadores y sus representantes sindicales. 
Queremos hacer un llamamiento desde este foro para que esto sea así, no debemos permitir que se siga especulando con la salud de las personas, debemos frenar la avidez de las empresas por obtener más beneficios a costa de poner en peligro la integridad de las y los trabajadores. La precaridad en el sector, el elevado nivel de accidentabilidad por los continuos incumplimientos de la patronal en materia de PRL debe de combatirse de manera contundente, no debemos permitir que se ponga en juego nuestras vidas.



CONTRA EL TERRORISMO LABORAL, LUCHA