martes, 18 de febrero de 2020

¿Clientelismo en los pases a oficial de primera en Elecnor Bizkaia?

En febrero de 2019 se publicó la sentencia de la demanda interpuesta a Elecnor Sabadell por el pase de categoría de oficiales de 3ª. El juez declaró el derecho de los trabajadores a ostentar el grupo 5 y condenó a la empresa a pagar las diferencias salariales con carácter retroactivo desde noviembre de 2016. Tras esta demanda Elecnor pasó a todos los oficiales de 3ª a oficiales de 1ª, ya que el comité se estaba preparando para demandar a la empresa por el resto de compañeros y compañeras.

Tras la sentencia, ESK se propuso conseguir lo mismo para los compañeros y compañeras de Elecnor Bizkaia. ESK presentó un informe al comité de empresa para avalar ante el juez el pase de categoría. El grupo independiente y CCOO impidieron que se aprobara dicho informe, que según ESK podría haber sido clave en los juicios, como ocurrió en Elecnor Sabadell. Lo recibieron y sellaron con reticencias, pero se negaron a realizar informe favorable.

A pesar de la falta de apoyo del comité, tanto ESK como ELA decidieron llevar adelante las denuncias contra la clasificación profesional totalmente discrecional en la empresa. La realidad de I+M es que todos los trabajadores y trabajadoras están desempeñando las mismas funciones, que son funciones de oficial de 1ª, y solo unos pocos tienen reconocida la categoría.

De momento se han celebrado cinco juicios, que se han perdido. La empresa ha argumentado que los oficiales de 1ª son los que van a las empresas y el juez ha tomado en cuenta este argumento para la sentencias. Sin embargo, se trata de un argumento falso. En Elecnor solo hay dos oficiales de 1ª que van a empresas, cuando este colectivo es de unos 10 técnicos. También hay oficiales de 1ª entre el colectivo de técnicos que no hace empresas.

Fuentes de ESK denuncian que la empresa está aplicando criterios clientelistas para otorgar el pase de categoría, ya que mientras los juicios se pierden y la empresa niega el pase a unos, sube de categoría a otros, sin ningún criterio objetivo y con un solo factor en común más que, según denuncian ESK y ELA, estar afiliadas a CCOO.

https://teleafonica.blogspot.com/2019/02/tras-perder-el-juicio-sobre.html

El comité de Zener llega a un acuerdo con la empresa: 13 personas a la calle

El lunes 10 de febrero publicamos que Zener había suspendido la huelga ante las presiones de la empresa para negociar en un ambiente de paz social. Recordemos que los planes de la empresa eran "era despedir a 19 trabajadores de forma inmediata y a 3 al mes durante 3 los próximos meses, hasta el total de los 28 despidos planteados".

Pues bien, el 12 de febrero se publicó en prensa que el comité y la empresa habían llegado a un acuerdo para despedir a 13 trabajadores y trabajadoras. En julio de 2019 Zener fue a la huelga indefinida contra el despido de 9 trabajadores que finalizó con la readmisión de seis de ellos. Pero además, como explicaba Sergio García, delegado en Zener Comunicaciones por USO en un comunicado de dicho sindicato, "desde 2016 han despedido ya a 19 personas entre las dos empresas”.  Es decir, lo que nos encontramos es una agresión constante de la empresa a los trabajadores y trabajadoras de Zener que confirma lo que comentábamos en nuestro anterior artículo, ante tales agresiones "no es buena idea negociar en un ambiente sin conflicto". Es resultado es un acuerdo nada satisfactorio, 13 personas pierden el trabajo. 

Este resultado nos debe hacer reflexionar sobre cómo enfrentarnos a estas agresiones. En primer lugar, no debemos ceder ante las presiones de las empresas para suspender las huelgas para negociar. En segundo lugar, deberíamos organizarnos para llevar a cabo movilizaciones conjuntas, que pongan en jaque a las empresas cuando hagamos huelga. En tercer lugar, en este caso concreto, ¿se han agotado todas las fuerzas antes de firmar despidos? Porque quienes los han firmado al fin y al cabo tienen sus espaldas cubiertas, no son ellos los que van a tener que buscarse las habichuelas en un mercado laboral cada vez más hostil. No podemos evitar ver esta huelga como un amago de movilizaciones para poder firmar algo lo antes posible. De hecho, que el trato se cerró rápidamente.


 






















lunes, 17 de febrero de 2020

RESPUESTAS A LOS ATAQUES PATRONALES. SEXTO DIA DE HUELGA EN ELECNOR GIRONA Y CONVOCATORIA DE HUELGA EN EFF GRAN CANARIA


Prosigue la batalla contra las imposiciones de condiciones laborales a la baja mediante el artículo 41 en distintos puntos de la geografía estatal. 

En Girona, la plantilla de Elecnor está hoy realizando su sexto día de huelga consecutivo. La empresa intentó desconvocar la huelga convocando a una reunión, pero ésta ha resultado ser una farsa empresarial, pues solo ofrecía rebajas de condiciones laborales y recortes salariales. La plantilla por lo tanto, decide seguir luchando. 



Mientras tanto, en Ezentis Gran Canaria, la plantilla ha decidido ir a la huelga frente a la cerrazón empresarial de no querer negociar las condiciones laborales y los horarios, y pretender imponerlos.
Las convocatorias previstas ahí, en un inicio, son 24 y 20 de febrero, y 2 de marzo, todas de jornada completa. Posteriormente, se valorará la posibilidad de recrudecer el conflicto, pues es mucho lo que se juegan, (en realidad, todas las plantillas del Sector nos la estamos jugando), y hay que hacer lo posible por ganar esta batalla.

En el resto de islas, comienzan las asambleas esta semana para ver qué medidas toman, Desde esta página, recomendamos seguir a Gran Canaria en la huelga, e incluso intentar de acordarla indefinida en todas las Islas. La huelga se viene demostrando como único método eficaz para mantener a raya la ofensiva patronal, por encima de denuncias en Inspección o demandas en Magistratura, que siempre son bienvenidas, pero complemento a la lucha directa, a la huelga.



lunes, 10 de febrero de 2020

Elecnor Girona en huelga

Los trabajadores y trabajadoras de Elecnor Girona han iniciado hoy una huelga parcial indefinida para luchar contra la modificación de sus condiciones laborales que la empresa pretende imponer mediante el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores. La empresa pretende hacerles trabajar 7h de lunes a viernes y 5h los sábados, eliminarles la media dieta y obligarles a dejar las furgonetas en la sede. Son jornadas tramposas de lunes a viernes de menor duración, que a la práctica suponen trabajar igual, y con el tiempo restante imponen trabajar sin compensación alguna el sábado. De igual forma, la media dieta la quiere suprimir con el consiguiente perjuicio económico para su plantilla.

Los trabajadores calculan que las nuevas medidas les harían perder entre 300 y 400 euros mensuales, además de son condiciones que vulneran lo establecido en el convenio del Metal.

Fuentes de la representación sindical denuncian la actitud represiva de la empresa en la última reunión de negociaciones, mantenida el día 7 de febrero. Dos delegados, un delegado LOLS y el presidente del Intercentros, acudieron a la reunión invitados por el comité de Elecnor Girona en calidad de asesores. La empresa al ver quiénes eran amenazó al comité con levantarse de la mesa si los asesores entraban. ¡Un chantaje en toda regla! La empresa finalmente accedió a que participaran en la reunión ya que el comité de Elecnor Girona ofreció la posibilidad de que los asesores no tuvieran derecho a voz. Una situación totalmente fuera de lógica que los asesores de la representación de los trabajadores no puedan hablar que consideramos de represión sindical.




Zener suspende la huelga para negociar con la empresa

Zener Comunicaciones y Zener Norte, subcontratas de Telecable, están inmersas desde hace tres semanas en un proceso de negociación de un expediente de regulación de empleo que afecta al 30% de la plantilla. La empresa anunció su intención de ejecutar 28 despidos. Los comités de empresa convocaron paros de cinco días para evitar los despidos.

Según declaraciones del presidente del comité de empresa del Grupo Zener en La Voz de Asturias, «el conflicto tiene su recorrido y no es de ahora». «El pasado mes de junio surgió el problema con el nuevo contrato que la operadora ponía a las empresas instaladoras» y entonces «Zener despidió a nueve compañeros».

El 4 de febrero, la plantilla de Zener inició la huelga, que tuvo un seguimiento del 100%. Sin embargo, el día siguiente los comités suspendieron la huelga para volver a la mesa negociadora. Según informa USO, “la empresa contactó con el comité para ofrecer volver a la mesa a cambio de suspender los paros (…) La última propuesta de la empresa era despedir a 19 trabajadores de forma inmediata y a 3 al mes durante 3 los próximos meses, hasta el total de los 28 despidos planteados.

Desde teleAfonica.net queremos expresar nuestra solidaridad a los compañeros y compañeras de Zener. Celebramos las convocatorias de huelga pero consideramos que la mejor manera de negociar con la empresa no es en un ambiente de paz social. La experiencia demuestra que no es buena idea dejar las huelgas en suspenso, cosa que las empresas intentan a toda costa cuando surge la resistencia ante un ataque patronal.

A los trabajadores y trabajadoras nos favorece que la negociación se desarrolle en una situación de huelga, porque los paros nos proporcionan poder de negociación. Las huelgas, junto a las concentraciones y el ambiente que proporciona el conflicto, restan poder a las empresas. Negociar sin conflicto social permite a la empresa una serie de movimientos que pueden desarmar las posibilidades de volver a la huelga.

Debemos recordar también, que la fragmentación que sufre nuestro sector, centenares de plantillas contratadas, subcontratadas…, trabajando en multitud de empresas diferentes, pero haciendo el mismo trabajo, para las mismas grandes compañías, nos coloca en una situación de debilidad que solo podemos superar mediante la lucha conjunta. La situación que se está viviendo en Zener se reproduce en muchas contratas y subcontratas. En Elecnor tienen una huelga convocada contra las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo (art. 41), en EFF hay tantos despidos ya que podríamos estar hablando de ERE encubierto.

Ante estos ataques en el sector, solo podemos hacer una cosa, que es luchar juntos, como hicimos en 2015. Los comités de Zener no quisieron sumarse entonces. Un ataque como el que están sufriendo ahora, con la amenaza del despido del 30% merece toda nuestra solidaridad y el apoyo del sector, con la esperanza de que haya reflexión sobre la necesidad de la lucha conjunta.