lunes, 13 de octubre de 2008

Accidente mortal en una contrata


casi siempre les toca a los más precarios/as

El pasado mes de julio ocurrió un accidente laboral mortal en una cámara de registro en la localidad de Amorebieta, en el que falleció un trabajador de una contrata de Madrid que trabajaba en el desmontaje de cables. Desde aquí queremos mostrar nuestra solidaridad más entrañable a su familia y personas allegadas.

Un hecho lamentable como éste debería llevarnos a reflexionar sobre el trabajo de prevención, haciendo una revisión de los protocolos de seguridad existente y, lo que es igual de importante, comprobando si estos se cumplen y se hacen cumplir por quien es el responsable final, que no es otro que Telefónica.

Telefónica, sin embargo, mira para otro lado y quiere quitarse toda responsabilidad, aduciendo que el protocolo de actuación de la empresa es perfecto, que la labor en prevención es inconmensurable, que no hay nada que cambiar y que las causas de cualquier accidente hay que achacarlas a cuestiones externas.

Desde ESK tenemos claro que algo falla cuando ocurre un accidente con estas consecuencias; y nos parece una actitud irresponsable la que mantiene Telefónica, queriendo escurrir el bulto y diciendo que por su parte todo se hace bien.

La primera carencia es de prevención. La inversión en el mantenimiento de las cámaras de registro es casi nula; se hace un trabajo correctivo sólo en los casos más sangrantes, pero nada de mantenimiento preventivo.

Desde ESK hemos planteado a la empresa la necesidad de hacer un estudio de las cámaras de registro con mayor potencial de peligro, como lo es en la que ocurrió el accidente (cercana a una Gasolinera), y además de señalizarlas, realizarles un mantenimiento especifico (como posteriormente ha recomendado OSALAN).

Por otro lado, los protocolos de seguridad deben de ser aplicados tanto en los trabajos realizados con personal propio como en los que se realizan por contratas. En este caso parece ser que el protocolo exigido a la contrata para darle el trabajo no era el mismo que el aplicado para el personal propio, al no contemplar los elementos de rescate con los que hay que actuar en cámaras de riesgo (arnés, polea, etc.), que podían haber sido fundamentales en este caso para evitar las consecuencias fatales del accidente.

Pero además queremos denunciar la desidia o, en el mejor de los casos, la incapacidad de Telefónica para hacer cumplir dicho protocolo y en especial en el caso de las contratas. Las teóricas auditorias no tienen valor si se hacen avisando por adelantado que se van a realizar y ésto ha sido un hecho en muchas de las ocasiones.

Para finalizar no podemos olvidar que las y los principales interesados en nuestra salud somos las y los propios trabajadores y, en consecuencia, está en nuestra mano exigir, pero, también cumplir todas las medidas de seguridad que eviten cualquier accidente.

Revista arian octubre 2008 (ESK)

teleAfonica@ymail.com 619 948 947
www.teleAfonica.net


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hemos vuelto a activar la inserción de comentarios. Os rogamos que hagáis un uso respetuoso y responsable de esta opción. La libertad de expresión es sagrada para nosotr@s, no la jodamos.