lunes, 20 de abril de 2009

TRABAJADORES DE INALTEL EN ESTADO DE ALERTA


El Jueves 16 de Abril se realizó una asamblea de los trabajadores de la empresa INALTEL S.A de telecomunicaciones, una de las contratas directas de Telefónica de España.

Esta empresa se dedica en el sector, a la instalación de equipos de transmisiones de la red SDH-JDS, a la red de conmutación, a la red IBERMIC, tramas de diversas velocidades, SHDSL y circuitos de alta velocidad de FO, instalación de routers de alta gama, radio enlaces y equipamiento de diversa índole de lo que se llama planta interior.

Sin dudas hace varios meses que existen razones para que esa asamblea se haya producido, en el mes de Enero se empezó a sentir el parón, fue como si fuéramos con normalidad a 100 por hora y de repente ir a paso de hombre, eso más o menos, es lo que viene pasando en todo el sector y en la sociedad.

Lo cierto que a los problemas que venimos arrastrando sobre el precio de las dietas, el pago de gastos de combustible, el pago de horas extraordinarias, y los bajos salarios adelgazados por la falta de trabajo entre otras cosas, ahora se agrega una descabellada propuesta de la empresa.

Como todos los telefónicos sabemos, telefónica después de la última junta de accionista ha tenido un beneficio que según la agencia Reuters asciende a 7430 millones de euros (u$a 9515 millones) por el ejercicio del año 2008.

Sin embargo ese motivo de festejo de los accionistas de telefónica no ha significado otra cosa para los telefónicos que tener que enfrentar una nueva situación de ajuste brutal por parte de la tiranía que gobierna la mega-empresa.

Telefónica continúa con el plan de externalización del mantenimiento como ya lo viene haciendo con el bucle de abonados, donde las contratas son obligadas por telefónica al paquete cerrado por contrato integral del bucle de abonados por centrales.

Como producto de ello los beneficios de las contratas están cayendo y lógicamente en la jungla en que se ha convertido el sector, recae en la bajada de los salarios, en el empeoramiento de las condiciones de trabajo y en una caída de la actividad que provoca despidos, con el consiguiente aumento de la explotación de la mano de obra existente.

Esto se ve favorecido por los efectos de la crisis económica que ha frenado en seco la cantidad de altas que han disminuido notablemente, siendo un elemento de presión adicional.

Ahora telefónica está extendiendo el contrato integral a la planta interior y la empresa INALTEL ha sido una de las contratas que ha obtenido el contrato sobre 15 provincias, que consta del mantenimiento de estaciones base de móviles y también de las centrales, tanto conmutación como transporte y fuerza.

Pero que nadie se confunda y se alegre; aquí los únicos que festejan son los accionistas... ya lo he dicho.

Por eso la razón de la asamblea, visto lo visto, la empresa con mucho morro a lanzado una ofensiva sobre la plantilla; como en muchos sitios los empresarios no vacilan al exigir rebajas salariales, solo que en su caso siempre se habla de 8 horas de trabajo.

En nuestro caso gracias a la "creatividad" y el descaro de la dirección empresaria nos encontramos con el ultimátum de que los trabajadores de INALTEL debemos hacernos a la idea de trabajar más horas sin recibir remuneración adicional alguna por nuestro trabajo.

El argumento de la empresa es que el futuro es el mantenimiento porque telefónica ha dispuesto que el trabajo de instalaciones lo empezará a hacer con personal propio aunque no se sabe bien a partir de cuando y que entonces si queremos seguir en el sector sería haciendo mantenimiento.

Dice que la situación es muy crítica, no sabe si pagará la próxima paga extra e incluso si cobraremos el salario y que debemos ponerle el hombro a la empresa.

Con estos argumentos de chantaje pretende que la plantilla se someta a trabajar en turnos rotativos de una semana de guardia cada mes y medio de 7 días por 24 horas, esto haciendo la jornada de 8 horas normales, y al que le toque estar de guardia si tiene una actuación de mantenimiento la realiza según corresponda y si no se le da otro trabajo de instalación.

En el caso de que la intervención supere las 8 horas, la empresa no pagará horas extras, mucho menos horas de viaje, comprometiéndose solamente a cambiarlos por días libres.

Esta es la forma que tiene pensado la dirección para enfrentar la nueva actividad, tener a cuatro o cinco personas disponibles las 24 horas por semana sin pagar un duro, y seguramente también al resto de la plantilla, hacer que trabaje la jornada en el mantenimiento si es necesario.

Todos sabemos que ese "turno" semanal no tardará en pasar a ser permanente, porque además ahora mismo la empresa debería emplear a 50 personas sólo para ese trabajo.

Por eso la asamblea de los trabajadores de INALTEL ha rechazado de plano la propuesta patronal considerándola un ataque a nuestros derechos, siendo en verdad un abuso y un chantaje para dar una vuelta de tuerca intentando obligar a la plantilla a condiciones que se acercan a la esclavitud.

Es que los "pobres empresarios están perdiendo dinero" ahora faltaría que nos exijan el diezmo y después el derecho de pernada.

Esta claro que pretenden llevarnos a retroceder a la servidumbre, por eso hemos rechazado la propuesta.

Sin embargo la respuesta que deberá dar el comité de empresa estará precedida primero por una consulta con los abogados y luego de informar a la plantilla en una nueva asamblea, se resolverá el camino a seguir.

Sabemos que la empresa seguirá creando la confusión que ha fomentado entre el personal, tratando de negociar uno a uno como pretenden los responsables de las delegaciones, pero es un hecho que la asamblea ha servido para poner en evidencia su descabellada propuesta y la provocación que intenta montar no sabemos muy bien con qué fines; pero ha servido para sacar la bronca y la indignación de la mayoría de los compañeros, logrando cerrar filas y apuntalando al comité de empresa que está ahora más fortalecido.

Queda claro que la "creatividad" de los empresarios españoles empieza y termina en lo mismo de siempre, cuando hablan de una mayor productividad no se refieren a un plan de inversiones en medios materiales y humanos, en mejorar las condiciones de trabajo para aumentar la eficacia, lo hacen solamente para aumentar la explotación obrera bajando la calidad en todos los sentidos y aumentando los beneficios sin importar el coste que debemos asumir los trabajadores.

Seguiremos firmes en no permitir este nuevo atropello de nuestros derechos, y en el empeño por lograr la unidad entre toda la plantilla, a nivel de todo el estado.

Por lo pronto en Madrid hemos dado un paso muy importante que se reflejó en la propia asamblea donde participamos la mayoría abrumadora de los instaladores y gente de otras áreas como el call center.

Ahora nos queda ver qué dicen los asesores legales y resolver las medidas que tomaremos en una próxima asamblea que probablemente se realice el próximo viernes 24 de abril.

Seguiremos informando de lo que vaya aconteciendo.


Un saludo a todos y recordad siempre: "todos somos telefónicos"


Víctor Ignacio Pencef Alcayre


teleAfonica@ymail.com 619 948 947
www.teleAfonica.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hemos vuelto a activar la inserción de comentarios. Os rogamos que hagáis un uso respetuoso y responsable de esta opción. La libertad de expresión es sagrada para nosotr@s, no la jodamos.