martes, 15 de diciembre de 2015

Sobre el accidente mortal en COBRA (subdivisión Endesa): subcontratación y siniestralidad laboral


El 13 de octubre un trabajador subcontratado de Endesa, contratado por COBRA, falleció en un accidente de trabajo al recibir una descarga eléctrica cuando realizaba tareas de mantenimiento en una torre de alta tensión en Montferrer i Castellbó (Alt Urgell).

El 28 de noviembre la Asamblea de Lleida de Apoyo a los y las huelguistas de Movistar realizó una charla debate en la que participó un ex compañero del trabajador fallecido. Hay numerosas estadísticas que relacionan subcontratación y aumento de la siniestralidad laboral. Pero los números no son capaces de reflejar la crudeza del mundo laboral en las contratas y subcontratas de las multinacionales. El testimonio del compañero es sobrecogedor y merece la máxima difusión, por eso, no solo hemos querido colgar el audio, sino que hemos realizado la transcripción para que resulte más fácil difundir la información. El compañero expresa que su intención al acudir a la charla es la de intentar denunciar lo que los medios y las empresas callan y queremos colaborar con ese objetivo.

Habla de las condiciones de trabajo en Endesa y en COBRA pero en su discurso aparecen numerosos lugares comunes con las condiciones de trabajo en las contratas y subcontratas de Telefónica: el trabajo a destajo que suponen los baremos; el riesgo que se corre por intentar llegar a los objetivos; el aumento de la presión que hace que trabajes todos los días de la semana, diez horas al día, sin comer a veces, para cumplir las exigencias de la empresa; la presión por documentar cada paso que das, lo que dificulta el trabajo hasta el absurdo; la rebaja constante del precio del trabajo; las listas de trabajadores vetados por defender sus derechos al más puro estilo franquista; la impotencia que se siente frente a las agresiones de una multinacional tan poderosa.

Salvando las distancias de lo que supone trabajar con alta tensión, donde pone Endesa, bien podría leerse Telefónica. En Telefónica también hay mucha siniestralidad, en ocasiones mortal, por trabajar bajo la presión que describe el compañero. Las condiciones en el sector de las Telecomunicaciones son muy similares a las que explica el compañero, porque en realidad forman parte de un plan. Planes que diseñan en despachos gestores empresariales y que sirven para exprimir más y más a los y las trabajadoras y que incluyen mecanismos para que nos rebelemos lo menos posible.

Es una charla larga, pero os animamos a escucharla o leerla, aunque sea a ratos. La charla del compañero tiene una gran riqueza descriptiva y la historia, que es nuestra historia, merece ser escuchada o leída.

Audio 1

http://www.goear.com/listen/e1133e4/subcontratacion-siniestralidad-1-resistencia-movistar-lleida

Audio 2

http://www.goear.com/listen/46a69ff/subcontratacion-siniestralidad-2-resistencia-movistar-lleida


Transcripción audio 1

“Ante todo buenas noches, mi presencia aquí es para contar mi experiencia en los dos años que estuve trabajando para ENDESA. Cuando te contratan, al principio te dicen que vas a trabajar 8h, como te dicen en todas las empresas, la realidad es otra. (...) Si estás en averías, hay una tormenta y cae la de Dios, entonces entras a las 7h de la mañana y a qué hora acabas... no lo sabes.

“Para este trabajo tienes que estar con los cinco sentidos, pero puestos al máximo, porque estás maniobrando con corriente”

Porque es una tras otra, tras otra, tras otra. Te van van llamando por teléfono, te van diciendo las averías y tú tienes que ir a resolverlas. El problema son las horas de trabajo que estás ahí, dentro de un coche, y que tienes que maniobrar con alta tensión, porque acá trabajas siempre con alta tensión. Estamos hablando de 6.000, 10.000 y 25.000. Entonces claro, si has entrado a trabajar a las 7 de la mañana y son las 6 de la tarde, sin comer a veces, eh, sin comer a veces. Entonces, el cuerpo no rinde. Para este trabajo tienes que estar con los cinco sentidos, pero puestos al máximo, porque estás maniobrando con corriente.

Tú la corriente no la ves, lógicamente, pero está ahí, está ahí. Claro, llega un momento que ya trabajas por inercia. Te dicen, sube, abre el seccionador (es un sistema para aislar la tensión en uno de los lados, se utilizar para aislar zonas hasta que descubres la avería). El problema está, claro, las horas de trabajo, no has comido, la presión, la tensión. Porque quieras o no quieras, claro, el trabajar con corriente, te acojona. Aunque lleves todos los equipos. Te dan guantes, te dan chaleco, te dan casco... pero ni aún así te puede salvar eso.

(...) Yo estuve a esto de palmarla. Nos llaman a una avería a Ponts. Para esto habíamos estado trabajando viernes, sábado. Yo creo que entre viernes y sábado habré descansado cuatro horas, más no. Porque era que llegabas a casa... A veces ni siquiera llegabas a casa. A veces era mejor llevar tu ropa en el coche (...) Es mejor llevar la ropa en el coche porque, claro, pierdes tiempo a ir a tu casa a cambiarte. Y además, claro, era llegar a tu casa, te duchabas, te cambiabas, te echabas a dormir y a los 10 minutos, pum, otra vez, te llamaban... a salir.

Total que habíamos estado trabajando viernes, sábado y domingo. Era por la mañana, me acuerdo, eran como las 8 de la mañana. Había una nevada en Ponts, a parte había una neblina super super abajo. Llegamos a Ponts y eramos dos compañeros (...) entonces íbamos descartando... En cada seccionador uno va abriendo y va viendo si realmente hay tensión o no hay tensión y si la avería está ahí. Entonces yo llego a un seccionador, me acuerdo que subí, y el compañero de ENDESA (con el que iba) se queda a 500 o 600 metros, porque como estaba todo nevado, ya no podía entrar con el coche. A ver con el coche no podía entrar pero si el quería entrar a pie, como había entrado yo, lo podía hacer.

Me mandan pues a abrir el seccionador. Yo voy con todo mi equipo y, claro, él está en el coche y tiene que hablar por radio y pedir permiso para diseccionar, porque, claro, te tienen que quitar la carga. O sea, parte de la tensión que hay en la línea, está la carga. La carga es la que genera, digamos, todos los electrodomésticos. Si no te quitan la carga, tú no eres capaz de abrir ese seccionador. Porque se queda pegado, se suelda (...) Por eso llamas al centro y te tienen que quitar la carga y puedas abrir el seccionador. Yo abro el seccionador y escucho un clac (...) y le grito al que estaba a 500m, - me parece que aquí está la avería-. Y el me dice: - Cierra -. Le digo que aquí está la avería- cierra. Dices, puta madre. Cerré y eschuché “clac”, otra vez. Claro y la línea salta, se ha ido la tensión. Me dicen que vuelva abrir, y entonces yo escuchaba la vibración ... Como estaba prácticamente roto el aislador, había un pequeño arco, generaba un ruido que parece un ronquido. Y yo decía que aquí estaba la avería, aquí estaba la avería. Y ni caso. Y me manda abrir el seccionador otra vez, yo abro el seccionador. Clac, y eso que abro el seccionador y el aislador este, pues se rompe ya por completo. Cae en la barra, en la barra esta donde yo estaba agarrando el seccionador. Claro y la corriente baja, lógicamente.

“La corriente te encoge y te quedas como si fueras un caracol o un gusano porque no puedes moverte.”

Yo estaba con toda mi protección pero siempre tengo la costumbre de tanto camisa, o chaqueta siempre el cuello levantado, porque estoy más a gusto, tengo esa costumbre. Y resulta que, claro, yo siento un... la corriente me ha entrado por... realmente ni sé. Yo supongo que me habrá entrado por el brazo y me salió por la boca. (…) La corriente te encoge y te quedas como si fueras un caracol o un gusano porque no puedes moverte. Te quedas así, totalmente entumecido de la fuerza que estás haciendo para liberarte, porque te tiene ahí. Claro, a parte de esto, estamos hablando de que tú tienes que subirte unos tres o cuatro metros para poder activar este seccionador. Yo decía “si no me mata la corriente, me mata la altura” Porque claro, para hacer esta operación, no te enganchas con ningún arnés. No lo puedes hacer tampoco. Entonces al hacer esto, siento la corriente.

Entonces me logro agarrar de la banca, comienzo a sangrar. Me comienza a salir sangre de la boca. - Ostia, me destrozó por dentro - me dije yo. Me siento. Me pude sentar. Y cuando me siento, ya empiezo a sangrar mucho más. Claro ahí ya vinieron los compañeros, me bajaron y claro cuando me bajaron... Un mareo impresionante. Me llevaron a la mutua más cercana en Ponts (...) y me dijeron que allí no podían hacer nada, que me llevaran a la mutua de la empresa, a la Alianza Francesa, a Prat de la Riba. Me hicieron todos los exámenes habidos y por haber. Me dijeron: - A ver, secuelas puedes tener más adelante, no sé. Pero, claro, yo me veía toda esta parte de aquí. La parte de dentro de la boca... Estaba quemado. Estaba quemado por dentro. Toda la parte negra, negra, negra...

Claro, resulta que cuando llega el delegado de la empresa y me ve caminando. Yo podía caminar, pero me sentía mal. Tenía un dolor de cabeza impresionante. Y me agarra y me dice: - ¿Qué? ¿Cómo vas?-. Y lo miro y le digo: - Voy ahí- Y me da un golpecito en el hombro y me dice: - Venga, chaval, el lunes a trabajar-. Dije: - ¿Cómo?. Me dice: - Sí, no... No pasa nada, el lunes a trabajar-. Le dije: - Oye, gran hijo la gran puta - perdón, pero...- ¿Tú no ves como estoy yo? O sea.. Porque me ves caminando crees que estoy bien? No, señor - dije. - Yo estoy mal. He recibido una descarga eléctrica. ¿Cómo coño, cómo mierda se te va a ocurrir decirme que voy a trabajar el lunes? ¿Tú estás loco? ¿Qué te pasa?-.

- No, tranquilo, no te pongas así.

- Es que... ni siquiera tienes por qué decírmelo. ¿Sabes? Tú no ves lo que me ha pasado, ¿o qué? Tú me ves entero por fuera pero por dentro puedo estar destrozado. Tú no puedes venir a decirme esto.

“Condiciones de trabajo totalmente extremas, extremas. Y estamos hablando que estamos trabajando con corriente, con electricidad. Constantemente.”

Claro, cogí la baja, lógicamente. Pero esto es lo que pasa. Que es la presión, las horas de trabajo que estás ahí metido. Yo he salido un día, viernes, de mi casa a trabajar. Y he llegado un día, lunes. Un día, lunes. Durmiendo en el coche, comiendo. No. comiendo no, malcomiendo. Lo que puedes comer... esos sandwich que te venden en las gasolineras. Fríos... Es llegar a la nevera, sacar y seguir para llegar a la avería.

Porque tienes de plazo media hora para llegar a la avería. Claro, porque es lo que marca Endesa. Endesa, un minuto, un abonado, un pueblo, o una empresa sin luz, ya le genera gastos.

Ahora no, ahora son quince minutos. O sea han acortado mucho más todavía. Entonces, claro, ahora la presión es mucha más todavía. (...)

Ahora me he acordado, un día volcamos con el coche. Íbamos a una avería, estábamos por La Garriga, por esas curvas. Mi compañero dio una curva y el coche cayó a un descampado. Yo dije: - nos matamos-. Era de noche, no veíamos lo que había al otro lado. Yo pensaba que había un barranco. El coche cayó y ya está. Salimos del coche... Pero ojo, vinieron, voltearon el coche y nos dijeron - Adelante, venga.

O sea, condiciones de trabajo totalmente extremas, extremas. Y estamos hablando que estamos trabajando con corriente, con electricidad. Constantemente. Hay trabajos que tú haces en tensión, con tensión, ojo, ¡eh! Te dan toda la protección, proteges la línea, pero aún así el mínimo fallo. Si tú estás con sueño, estás cansado, aunque te protejas todo lo que tengas que protegerte... te puede pasar algo.

Y antes te ganabas un sueldo con las averías que hacías. Ahora no. Ahora lo han puesto todo por baremos. Y entonces es más jodido todavía para el trabajador de ahora. Es mucho más jodido todavía. Ahora tienes que correr. Antes corrías, pero ahora tienes que correr más. Porque mientras más hagas, más vas a ganar.

“No se sabe si le mató la primera, la segunda o la tercera. En la primera, él estuvo ahí doblado. En la segunda, sacando espuma. Y en la tercera se estaba quemando. Se estaba quemando, literalmente. Estaba ardiendo ya”

Entonces, ¿qué pasó con este compañero que murió hace poco? Estamos siempre con la calculadora todo el día. Salía del puesto de trabajo... Con una hoja de lo que ibas a hacer. - A ver. ¿Qué es lo que voy a hacer? Tirar cable. Tirar cable, tanto, tal tal, tanto... Si puedo hacer otro trabajo más, puedo ganar más. Y así...

¿Entonces qué pasa con el compañero este? Estaba en un descargo, que es cuando o vas a hacer una línea nueva o vas a reparar una línea. (...) Estaban trabajando en esta línea, eran cinco personas. Lo mandan a abrir el seccionador. Él abre el seccionador. El que iba a poner las tierras era otro. Las tierras se ponen para que si hay una descarga de un rayo o un retorno de línea, para que la línea venga, se descargue a tierra y a ti no te pase nada. Cuando él abrió las cuchillas, dos de ellas se quedaron abajo. Una solamente se levantó. Se levantó justo la que él veía desde arriba.

Él mira la cuchilla, la ve abierta y dice - pero ya está abierta. Entonces comienza a subir a la línea, comienza a trabajar aquí, con tan mala suerte... Era voltear y hubiese visto las cuchillas abajo. (...) Comenzó a trabajar en la línea. Primero puso la primera tierra justo en la línea que la cuchilla estaba levantada. Al sacar el otro cable para poner en la otra línea es cuando le da el calambrazo. (...) La línea cuando tiene esta avería, automáticamente se va la corriente. Pero a los tres minutos vuelve a cargarse automáticamente. Pero él estaba colgado ahí, con la primera descarga.

Automáticamente vuelve a recuperarse la línea, y otro calambrazo. Se va la línea otra vez. A los tres minutos vuelve. Son tres reenganches que tiene la línea. No se sabe si le mató la primera, la segunda o la tercera. En la primera, él estuvo ahí doblado. En la segunda, sacando espuma. Y en la tercera se estaba quemando. Se estaba quemando, literalmente. Estaba ardiendo ya. Esos reenganches son automáticos. Pero desde el centro de mandos los pueden parar. Y resulta que llamaron al centro de control para que pararan el reenganche. Porque cuando los compañeros vieron en el primero que se electrocutó, quisieron subir a ayudarlo, a bajarlo. Lógicamente. No sabían si subir o no subir porque veían que ya venía el reenganche. Y llamaban para decir que pararan el reenganche, que no, que no se activara para que ellos subieran a auxiliar al compañero. Parece que les dijeron que no podía ser, que ya estaba automáticamente. (...) Él se confía absolutamente que no hay corriente. Por eso pone las tierras. Pero todo esto es básicamente por las horas de trabajo, por la presión.

Porque claro, dices, - ahora me han cambiado el sistema de pago. Ahora si quiero sacar más dinero, pues tengo que trabajar más-. A parte la presión es constante. Ahora mucho más que antes. Yo tengo contacto con muchos de ellos. Tengo un primo que todavía está trabajando ahí. Entonces, se conversa todo esto. (...)

Ahora van con una tablet, ellos, cada maniobra que haces, una fotito.

Transcripción audio 2

Una foto por aquí, una foto por allá. Lo hacen más que todo para salvarse el culo, que se dice. De esta manera, si te pasa algo es porque lo hiciste tú mal (...) ¿Ahora qué sucede? Que te dan una tablet. Te dan muchas más cosas pero claro no puedes estar en tantas cosas. (...) Hay la gente de descargo, que se encarga de las maniobras y el jefe de obras, que son dos personas diferentes. (...) Por encima del jefe de obra está el agente de descargo, que es el que tiene más rango, que era este chico que se mató. Y el otro al que despidieron, supuestamente, han dicho ahora que él tendría que estar al lado de él, que si el hubiera estado al lado de él, no se hubiera matado. Eso nunca ha pasado. Estamos hablando de un trabajador que llevaba 17 años en esta empresa. Entonces, era algo cotidiano para él hacer una maniobra, hacer algo normal.

Y si son cinco trabajadores, y cinco van a una torre, cinco a la otra, cinco a la otra. ¿entonces cuándo terminan la obra? Si te meten presión para que termines ya, imagínate si van cinco a la vez, - vamos todos a la vez a mirarte cómo lo abres-. Es que jamás se hizo eso. Pues claro, ahora lo han cambiado porque lo que quieren es salvar el culo de todas las maneras, porque lo que tratan es echar la responsabilidad al que se mató y al que estuvo al lado de él (...)

Han despedido a todos los compañeros. Prácticamente a uno, en el informe que le han hecho le han puesto que ha sido él prácticamente el que lo ha asesinado. Que por culpa de él, por no estar presente, se ha matado. Que el compañero tuvo una negligencia, pues sí la tuvo. Pero ¿Por qué? Por no fijarse. No fijarse por ir rápido. (...) Pero lo que hace la empresa es “sabes qué, echamos la culpa a los demás. Botamos a unos cuantos y hemos reaccionado de puta madre.”

Yo he estado hablando con compañeros para que vengan a dar su versión, a informar de cómo están trabajando diariamente. Y tienen miedo. Lamentablemente tienen miedo. “No, que voy a hablar, que después toman represalias contra mí. Que yo no quiero eso” Y les digo, pero a ver, “el sistema de trabajo que estás teniendo, no es humano”.

“A mi hijo recién nacido no lo veía. No tenía vida familiar. ¿Para qué? Para no ver a tu hijo, o de repente, sales un viernes y no llegas hasta el lunes. O llegar muerto, destrozado, parapléjico o quemado”

Yo he llegado después de una avería de tres días a quedarme dormido en la torre, amarrado, esperando a que me dieran orden para poder trabajar en esa torre. ¡Durmiendo! Imagínate, es que no es humano. Yo me acuerdo que me desperté y me dije “¿yo qué hago aquí?”. Bajé y al día siguiente renuncié. A ver, ganamos bien, sí. Pero tampoco compensa las horas de trabajo que tienes. A mi hijo recién nacido no lo veía. No tenía vida familiar. (...) ¿para qué? Para no ver a tu hijo, o de repente, sales un viernes y no llegas hasta el lunes. O llegar muerto, destrozado, parapléjico o quemado... (...)

Entonces, no recompensaba. Quedarte dormido en una torre. Te estoy hablando de una torre de veintitantos metros. Dormir enganchado ahí. Y yo espero que ojalá, mediante mi experiencia esto mejore. Dios quiera que sí. Anécdotas hay muchísimas y buenas pocas, malas muchísimas. Más malas que buenas, como se dice. Realmente a mí me dan mucha pena los compañeros que están trabajando en estas condiciones porque lamentablemente el empresario lo que hace es que mientras más te explota, más gana él. Eso es así. En todas partes ya se ha visto y se sigue viendo. Y más que todo es el miedo, el miedo a enfrentarte a empresas muy... a multinacionales. Donde tienen el poder en tanto dinero, tanto en lo que son las telecomunicaciones, todo esto.

“Tenían que cargarlo, porque no podía ni pararse. Estaba completamente quemado, por dentro y por fuera. Cómo sobrevivió no tengo ni idea porque estaba quemado, quemado”

Pero, a ver, como dicen no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante. O son ellos o somos nosotros. Todo está en que... Por ejemplo, esto es una gran iniciativa. Al menos, se está viendo gente que quiere hacer algo, un cambio, porque sino va a haber muchos más muertos. Claro, aquí en Lérida nunca ha habido un muerto. Heridos como yo un montón. Quemados... hay gente que ha quedado prácticamente vegetal, pero no muertos. “Cómo no ha muerto, pues... no pasa nada” Pero está vegetal...

Yo me acuerdo que cuando me electrocuté tuve que subir a Barcelona a hacerme un TAC general para ver si me encontraban algo y fuimos dos en el taxi. Y el tipo tenían que cargarlo, porque no podía ni pararse. Estaba completamente quemado, por dentro y por fuera. ¿Cómo sobrevivió? No tengo ni idea porque estaba quemado, quemado. El tipo andaba con vendas. Una momia era. Y yo lo miraba y lo miraba y decía “No. Es que no merita realmente tanto peligro. Dejar huérfano o viuda”.

Sí, ganabas, pero no ganabas realmente lo que merecía. La peligrosidad constante que hay, tanto de altura como eléctrica y otros factores. Vas todo el día en el coche. Trabajas mucho de noche. Mucho, mucho de noche. Hay un compañero que se quedó inválido. Estábamos recorriendo la línea de noche, por un campo. Habían hecho un hueco, no lo vio y zas, para dentro. La pierna fracturada y el coxis. Inválido prácticamente.

Hay muchos factores. Siempre hay peligrosidad, siempre, siempre, siempre. Pero a ver si hacemos algo. Básicamente esta es la experiencia que he vivido y esperemos que esto vaya más allá, que sea informado, que haga algo mediático y que se haga más grande.

Gracias por todo.

Preguntas y respuestas:

- ¿Qué reacción tuvo Endesa cuando hubo el accidente?

El compañero todavía estaba arriba colgado. Ya habían quitado la tensión pero seguía arriba. Llegaron los de Endesa y, claro, en la tablet estaban todas las fotos. Entonces ellos llegaron y como buitres a agarrar la tablet, para borrar información, lógicamente. O fotos o audio o vídeo. Querían borrar todo lo que se pudiera borrar. Pero resulta que claro... el compañero de arriba... a ver dónde había dejado la tablet. Llegaron los de Endesa y llegaron los de COBRA, a preguntar por la tablet. - “¿Dónde está la tablet? La tablet, la tablet.

Y claro, los compañeros decían “no sé, no sé”. Y la tablet estaba justo al pie de la torre, donde estaba el compañero quemado, al pie. Pero ya estaban allí los mossos de esquadra. Entonces un mossos de esquadra le pregunta a otro compañero: - “Pero por qué tanto interés por la tablet?” - No, es que hay fotos, hay vídeos... el trabajo que hacemos”. Y justo cuando el mosso de esquadra voltea, y estaba el juez también. Y voltea y ve a los de Endesa y - “Eh, automáticamente esta tablet requisada, porque es una prueba y los que han manipulado démen el nombre y cualquier cosa, denuncia.

La tablet la tienen los mossos de esquadra y (…) Es que no solamente podría haber un muerto. Tú imagínate que... porque a veces hacen esto... a veces todos suben a la par. Son tres torres, dos compañeros en cada torre y “venga, va, subimos, subimos” y van subiendo todos iguales. Y comienzan a trabajar.

Imagínate que suben los cinco y se enganchan al cable. Los cinco muertos. Ha podido haber más muertos. Pero ya te digo, lo que hicieron los de COBRA y Endesa... agarrar la tablet y comenzar a borrar. No sé si habrán borrado. Eso no lo sé, porque como las pruebas las tienen los mossos de esquadra, ellos verán lo que se ha borrado o no. Por fechas, por horas... ¿Alguna otra pregunta?

- De hecho, cuando sucedió este caso, yo estuve investigando, buscando información y vi muchísimos casos de trabajadores de Fecsa-Endesa en todo el estado que habían muerto en circunstancias similares. Es decir, que no es el primero.

No, no... hubo uno en Madrid que murió también, que prácticamente lo mató el compañero. Pero este estaba trabajando en baja tensión, pero igual te mata. Estaban poniendo unas cabinas que se ponen en los transformadores. Uno estaba en un lado y otro estaba en otro lado. Entonces, ellos utilizan mucho el cobre, son unas barras de cobre que bajan para que distribuyan la luz. Entonces el compañero estuvo metido entre la barra, ajustando... en fin, yo que sé. Claro, el otro le llama y le dice “pon tierras”. Porque se iba meter..., “pon tierras, por si hay una descarga, que no me haga nada” y entendió mal y ..., no puso atención, que estaba ahí. Y murió.

Pero el motivo es por la presión. Y además, tú cuando vas a trabajar en dos partes, no pueden haber dos trabajadores. Si tu vas aquí, mínimo tiene que haber dos (en el mismo lado). No pueden estar uno aquí y otro aquí. Por ley. Además lo dicen en “esto de precaución” lo dice. Dos trabajadores en una zona de trabajo. En este caso, había uno aquí y otro acá. Y eran dos zonas de trabajo diferentes. Aunque vayas a poner una tuerca aquí y allí vayas a abrir una puerta. Por ley, tienen que haber dos. Este compañero que se mató en la torre, ahí había dos. Había el que estaba arriba y el que estaba con la tablet. El argumento del compañero este era yo no me fijé si las cuchillas estaban abiertas porque, claro, estaba pendiente de tomar fotos. Una foto aquí, foto para aquí, foto para allá. Porque claro, para eso está la tablet. Que abres el seccionador, una foto, que pones la señalización, otra foto; que pones el candado, otra foto; que vas subiendo, otra foto. “foto, foto, foto foto, foto... Y, entonces claro, no se fijó. Porque él está para eso también. Para fijarse si hace algo mal el compañero. Para decirle: - “¡Eh, no te muevas!” o “¡quédate quieto! O mira, has hecho esto mal. Pero tampoco lo pudo hacer porque fue tanto... fue tanto, que no se dio cuenta... que en la foto sale el seccionador. Dos cuchillas cerradas y una abierta y no se dio cuenta. Y lo pudo evitar. Fue el “vamos rápido, que lo terminamos...”

- Estas condiciones tan esclavistas, ¿ha habido un cambio desde años atrás? (...)

Cambios ha habido, para peor, no para mejor. Ahora hay mucha más tensión. Antes había muchos accidentes, pero en esta delegación nunca había habido un muerto. Un muerto ya pesa más que un accidentado. Un accidentado lo indemnizas y ya está, nos olvidamos, pero hay un muerto. Esto todavía está en investigación. Y los despidos de estos compañeros han sido totalmente improcedentes. Han cometido unos fallos calamitosos. Los han botado como diciendo “bótame porque al final voy a perder igual” Porque es lo que va a pasar. Los han echado haciendo un expediente diciendo básicamente que los compañeros lo habían inducido al suicidio básicamente. Ahora me río porque yo cuando lo vi me dije: “no me jodas, cómo van a poner esto” Van a poner en un expediente esto, es impresionante. Es ya la desesperación no sé.

El que redacta o el que está haciendo el expediente es no saber qué poner para echarte. No se entiende porque te echan a ti. Indirectamente tu estás en tu zona de trabajo y este compañero en su zona de trabajo. Estamos hablando de 700m de distancia de torre a torre. Tú no vas a ver qué está haciendo el otro. A parte había una colina que tapaba todo esto. Tapaba la visión. Yo no lo veía, porque había una montaña que lo tapaba. El compañero al que han echado se entera porque lo llaman por teléfono y le dicen: - oye, Karl se ha electrocutado, está arriba en la torre, se está quemando-. Y así se entera, porque, claro, no lo ve.

Y lo echan porque él ha inducido a que (el compañero) se haya matado. No hay explicación. Está en juicio esto. El compañero está siguiendo el juicio. Bueno, juicio a medias. Hay unos que sí van a ir contra COBRA y contra Endesa y otro que no. Otro que no quiere problemas. Lo que sí ha dicho es que él no quiere volver a trabajar para esta empresa porque se ha dado cuenta de la forma de trabajo. Y a parte han querido callarlo: - “mira, ten cuidado que te pueden vetar en Endesa, que si hablas mucho no puedes trabajar ya en el campo de la electricidad. Ten cuidado que ellos te vetan y dicen, sabes qué a esta persona no la recibas en ningún lado y no te reciben y es así. Entonces como que este compañero venía con la idea muy clara de que quería denunciar y al final se ha tirado para atrás, por miedo, lógicamente.

Estamos hablando de que son empresas muy poderosas. Manejan mucho dinero, muchas relaciones... ¿Que ha empeorado? Sí, ha empeorado. Antes era mucho más.... Antes ganabas más. Ahora ganas menos y tienes que trabajar más. Antes ganabas más pero a fin de mes decías, “bueno al menos me compensa algo”. Mas no la peligrosidad, que es lo que yo siempre reclamaba. “A mí el plus de peligrosidad que me pagas, a mí no me compensa. No me compensa. ¿Mi vida vale esto? Porque eso es lo que me estás diciendo, que mi vida vale esto. Y no es así. Mi vida no puede valer 100 euros. No me jodas, mi vida no puede valer 100 euros. O sea, me estás pagando 100 euros por jugarme... O sea, 100 euros mensuales por jugarme la vida todos los días? Porque estamos hablando de lunes a domingo. No hablamos de lunes a viernes. De lunes a domingo, trabajábamos. (...) No puede ser. No puede ser esto. ¿Alguna pregunta más?

P: Bueno matizar que llama la atención esto que dices de si los compañeros protestan les vetan en todo el sector, que es idéntico a las listas negras del franquismo. Si eras alguien que luchaba por sus derechos, quedabas vetado en el resto de sitios. Y también se ve que ahí se están aprovechando de la poca organización que hay entre los trabajadores y como aprovechan esto para meter con pala todas estas medidas y estar explotando descaradamente. Si este movimiento estuviera más fuerte, se mirarían las cosas más fuertes antes de poner estas condiciones.

Ya, es que hablamos de que el presidente (del comité) de los trabajadores de ahí ya tira para la empresa, ¿en qué te puedes apoyar? Si fueron a hablar con él para que hicieran una huelga diaria, una hora. A raíz de que murió el compañero este dijeron, vamos a hacer una hora de huelga diaria. - Ostia, que ahora no, que no conviene, que más adelante...

- ¿Qué sindicato es? 

Las Comisiones. 

- El estado ya se ha encargado de aniquilar la posibilidad de una lucha fuerte y contundente y por eso paga a los sindicatos que pagan. Porque de los sindicatos que cobran del estado poco podemos esperar.


Es que no puedes esperar mucho ahí. Si tienes un presidente que le dices - vamos a hacer esto- y te dice -no, ahora no-. Si el presidente, el que te va a representar, esconde el culo. ¿A quién voy?

(...)

- Solo una reflexión rápida. Es importante comentarla porque también se ha hablado en la asamblea solidaria de Movistar, donde también se ha hablado del tema este. Hubo debate en el sentido que había un sector que confiaba casi exclusivamente en la denuncia por la vía legal. Y evidentemente vemos que cada año muchos trabajadores mueren por falta de seguridad, es decir, que son asesinados. Son muertes evitables si tuvieran seguridad. Y los responsables salen de rositas. Nadie, o poquísimos pagan por estos crímenes. ¿Cuántos jefes van a la cárcel teniendo a sus trabajadores muriendo en estas condiciones? Entonces, nosotros desde un principio, muchos desconfiamos de esta vía legal. Había gente que confiaba demasiado en que se podía encontrar algo de justicia por esa vía y ya vemos como no es así.

Otros decíamos que había que denunciarlo en las calles y hacer actos como el de hoy para poder dar voz a esto que tanto los medios de manipulación como evidentemente la empresa, intentan silenciar. Entonces, si por sus vías poco podemos hacer y ahí es donde nos queda el resto y donde hay que poner la carne en el asador. (...)

2 comentarios:

  1. A ver si ponéis también los accidentes q ocurren en vuestro sector. La semana pasada en Bizkaia, un obrero de fibratel, confica, telefónica, cayó desde una escalera y no se mato de milagro. Ni arnés ni ostias llevaba.

    ResponderEliminar
  2. Informamos de los que nos enteramos, lamentablemente. Si tienes pormenores del accidente, por favor, háznoslos llegar. Este blog se confecciona con la colaboración de todos y todas. No somos profesionales, somos trabajadores y trabajadoras del sector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Hemos vuelto a activar la inserción de comentarios. Os rogamos que hagáis un uso respetuoso y responsable de esta opción. La libertad de expresión es sagrada para nosotr@s, no la jodamos.